Cultura y tradiciones

Antigua Ciudad Maya y Bosques Tropicales Protegidos de Calakmul, Campeche (2002/2014)

La antigua ciudad Maya de Calakmul está dentro de la Reserva de la Biosfera de Calakmul, al sureste del estado de Campeche. Fue muy importante en la historia de la región por los más de 12 siglos que existió. Gracias a su buen estado de conservación podemos ver ahora una imagen clara de cómo era la vida en ella.
Las más de 723 mil hectáreas de bosques tropicales en Calakmul son las últimas extensiones de bosque tropical bien conservadas de América. Región que suma todos los ecosistemas tropicales y subtropicales que existen en el continente.
La UNESCO le había concedido ya a la antigua ciudad maya de Calakmul una Declaratoria de Patrimonio Cultural en 2002 por contar con uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de la cultura maya y en 2014 concede una extensión como Patrimonio Natural, al poseer bosques tropicales protegidos desde 1989 con el decreto de la Reserva de la Biosfera de Calakmul, que la definía como área natural protegida. La inscripción otorgada es una extensión de la anterior, que amplía el área de protección 331,397 hectáreas, donde se ubican 38 centros arquitectónicos mayas que forman parte del Bien Cultural de Calakmul. Esta inscripción realizada por el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, como "Antigua Ciudad Maya y Bosques Tropicales Protegidos de Calakmul, Campeche" es un reconocimiento que confirma su valor universal excepcional, y la ubica dentro de los pocos sitios en el mundo con una rica dualidad que la posiciona como ejemplo global de conservación y de desarrollo sustentadle.
Con la decisión de la UNESCO, crece 110 veces el área bajo protección mundial. En su conjunto, el bien inscrito constituye un excepcional paisaje cultural y natural, ya que conserva vestigios, en gran medida intactos, del desarrollo relativamente temprano de una espléndida civilización dentro de un entorno hostil en la selva tropical. El bien comprende:
12 centros arquitectónicos mayores: Calakmul, Altamira, Balakbal, Champerico, Dos Aguadas, El Gallinero, El Zacatal, La Muñeca, Los Hornos, Oxpemul, Uxul y Yaxnohcah;
9 centros medianos: Candzibaantún, Cheyokolnah, Chicaanticaanal, El Laberinto, Las Delicias, Las Tuchas Bravas, Los Tambores, Olvidado y Pared de los Reyes;
6 centros menores: Buenfil, Chanarturo, El Chismito, La Retranca, Los Escalones y Marihuana; y
11 sitios pequeños: Aguada Laberinto, Aguas Amargas, Cerros de Yeso, Chilar, Chumbec, Dos Caobas, El Cerrón, Naachtún Noroeste, Piedra Rota, Puerto México y Villahermosa. Asimismo, incluye un mosaico de comunidades de bosque tropical con redes ecológicas y tróficas complejas.
Entre los criterios culturales considerados sobresalen los referidos a la conservación de vestigios arqueológicos intactos del desarrollo de la civilización maya, por más de doce siglos en un entorno natural de bosque tropical; la combinación creativa de diferentes tradiciones que dieron lugar a estilos arquitectónicos y piezas arqueológicas únicos, y modificaciones ingeniosas del entorno natural; y por ser testigo del extraordinario desarrollo de la civilización maya, al ser una ciudad que desempeñó un papel esencial en la historia de la región y de esta cultura milenaria, orgullo de nuestra nación, que forma el segundo pulmón natural más grande del continente.

Historia
Calakmul (en maya dos montículos adyacentes) llegó a ser la capital de un estado regional de aproximadamente 13 mil kilómetros cuadrados, convirtiéndose en uno de los grandes poderes regionales junto con Tikal (con quién sostuvo por siglos, animosa belicosidad), Palenque y el Mirador, durante el período clásico de la cultura maya, desempeñando un papel de primer plano en la historia de la región durante más de doce siglos.
Calakmul, que alguna vez llevó el nombre de Uxte’tuun, estuvo dominado por la poderosa dinastía de la Cabeza de Serpiente, los Kaan. Prueba fehaciente de esto son sus grandes estructuras y sus magníficas acrópolis. Esta sociedad se caracterizó por constantes campañas bélicas y conquistas que se extendieron por el mundo maya. Para los gobernantes de Kaan debió ser imprescindible demostrar esa hegemonía, tanto en su ciudad como hacia afuera. Por esta razón la urbe conocida por las inscripciones jeroglíficas como Uxte’tuun, vivió un desarrollo encaminado a mostrar esa grandeza en todos sus ámbitos. Tal es el caso del proceso constructivo de la Estructura II y de las más de 100 estelas erigidas dentro de la ciudad.
El área más importante de Calakmul es la Plaza Central. Su composición tiene un eje norte-sur, rematada en cada uno de los extremos por un edificio. Cuenta además con tres complejos que por sus características constructivas se consideran del tipo acrópolis, las cuales se organizan alrededor de la Plaza Central: al oeste se ubica la Gran Acrópolis, la mayor de todas; al norte, la Acrópolis Chiik Naab, el menor de los tres complejos; y, al este, la denominada Pequeña Acrópolis. Asimismo, existen varios reservorios o aguadas asociados que abastecían la ciudad.
Las evidencias de los primeros pobladores se remontan a 700 años antes de la era cristiana. La región fue ocupada por grupos de agricultores seminómadas. Calakmul tuvo una ocupación continua desde el Preclásico Medio (ca. 551 a.C.) hasta el Clásico Tardío (aproximadamente 910 d.C.) y llegó a albergar hasta 50 mil habitantes. Tras el gran colapso maya prehispánico, esta área permaneció en el olvido sin despertar mayor interés durante más de 600 años.
En el Proyecto Arqueológico Calakmul se utilizan las medidas de tiempo manejadas por los mayas, baktunes y katunes, como medidas temporales de 400 y 20 años, respectivamente. Empleando la cuenta larga que toma como inicio el 3114 a.C., la cronología de la ciudad estaría comprendida entre principios del baktún 6 (6.10.0.0.0) y culminaría en los comienzos del baktún 10 (10.4.0.0.0), es decir, alrededor de 1 500 años de historia. Los periodos del desarrollo serían:
Los inicios como centro urbano.
Entre el katún 6.17.0.0.0 y el 6.18.0.0.0 (405-390 a.C.) existe evidencia arqueológica de la construcción de grandes basamentos en la ciudad, como el edificio precursor de la Estructura II, el Sub II-C, que con posterioridad sería enterrado ritualmente bajo la Estructura II-A entre 7.10.0.0.0 y 7.19.0.0.0. (157 a.C. y 21 d.C.).
La lucha por la hegemonía del Petén.
En 8.19.15.12.13 (435 d.C.) se erige la Estela 114, que constituye uno de los registros epigráficos más tempranos de la ciudad. Durante este periodo aparecen numerosas referencias a los señores de Kaan en otros sitios. Por entonces ocurrió el primer conflicto con Tikal, y su posterior derrota.
El auge de la dinastía Kaan y Calakmul.
Durante el gobierno de Yuknom Cheen II o Yuknom el Grande, que dura poco más de 50 años, se alcanza el más alto florecimiento, y el dominio Kaan se extiende por casi todas las Tierras Bajas centrales y otras regiones. Este gobernante orquestó una guerra contra Tikal en alianza con Dos Pilas. Al fallecer, subió al trono Yuknoom Yich’aak K’ak’, mejor conocido como Garra de Jaguar, a mediados del katún 12 del baktún 9.
El declive.
Garra de Jaguar pierde una última guerra contra Tikal en el katún 13 del baktún 9 (692 d.C.), derrota que le restó poder a Calakmul. Posteriormente, con Yuknom Took’ K’awiil se reorientan los intereses de Calakmul hacia las tierras del norte, y será este gobernante el responsable de la apariencia actual de la ciudad. Finalmente, la última inscripción registrada es una estela que mandó erigir Aj Took para conmemorar el inicio del baktún 10 (830 d.C.) en 910 d.C., que constituye un patético intento de recrear la pasada gloria. Sin embargo, Aj Took’ incluye el glifo emblema de Kaan, declarándose con este hecho como el legítimo heredero de más de mil años de historia de este reino. Este monumento nos indica que sin lugar a dudas el gran reino de Kaan había llegado a su fin y la mayoría de los que antes habían sido los grandes centros del Clásico ya habían sido abandonados y comenzaban a ser reclamados por la selva. Los reyes de Calakmul, resistiéndose a sucumbir, erigieron unos cuantos monumentos más, que no fueron más que caricaturas del glorioso pasado, entre estos está la Estela 50, que ha sido descrito como “tan burdo y falto de destreza artística que parecería una parodia a la grandeza artística que la rodea”. Al poco tiempo la población de Calakmul abandonaría su ciudad ancestral que junto con la historia del otrora gran reino Kaan, se desvanecería en la bruma del tiempo.
La Conquista:
La entrada de Cortés (1524-1525), seguida por la de Alfonso Dávila (1541) en el área de Uyamil, Chetumal, dejaron pocos detalles acerca de las poblaciones y de sus condiciones, lo que demuestra que las comunidades mayas no eran receptivas a la penetración española ni a la conquista. Con una población de 20,000 mayas, que usaban el cultivo tradicional de la milpa y actividades relativas a la cacería, comerciaban con áreas vecinas y recibían tecnología y otras influencias de origen colonial. La ausencia de metales preciosos, el aislamiento geográfico y la pobreza de los suelos provocaron desinterés por dominar estas tierras. El acceso al área era por rutas terrestres desde el norte por Campeche y Yucatán, y por el río Sibun por el este. El área fue una ruta de tránsito para los maya itzaes independientes del Petén. Después de la derrota de los itzaes en 1696-1697, se construyó un camino real en el área del Petén del Lago ltzá, que unía el norte de Yucatán con el área de la Reserva. Se integró la República de Indios, y la región se constituyó en el principal corredor de la evangelización del norte de la península hacia Guatemala.
Área de refugio fronterizo (1700-1840):
En esta época la actividad económica de la península se concentró principalmente en el norte. El mapa de 1848 de la península de Yucatán, hecho por la sociedad de Geografía y Estadística de Yucatán en1853, muestra solamente algunos ranchos dispersos unidos por veredas, una que iba hacia el suroeste del lago Península y dos desde el norte; todas se unían antes de alcanzar el Lago Petén. Concepción, Chumcruz y San Felipe son los nombres de los lugares identificados en el área.
El área siempre estuvo poblada por los descendientes de las comunidades mayas anteriores a la conquista y por una continua afluencia de mayas que escapaban tanto de la sociedad colonial como de los disturbios de los primeros años de la independencia nacional. El área estaba alejada de las costas o de otros medios de extracción de los recursos forestales, esto no significa que el comercio y los productos forestales no fueran cambiados, sino que la escala de contacto y comercio no fue suficientemente grande para atraer la atención oficial.
Período de la independencia maya (1850-1901):
Este período se caracterizó por la comúnmente conocida “guerra de castas” (1847-1851). Los sectores mestizos se opusieron a los mayas rebeldes y éstos huyeron hacia Belice y se internaron en Campeche en busca de refugio. Con la transformación del distrito de Campeche en estado (1857-1863), se incorporó el territorio que ocupaban los Icaiché o mayas nobles. El establecimiento de relaciones fronterizas con Guatemala y la colonia inglesa de Honduras Británica por las autoridades federales, provocó que la zona sureste del estado de Campeche cobrara importancia económica; como resultado de esto la industria del chicle se convirtió, en el año de 1890, en un importante foco de actividad económica. Durante este período las actividades forestales eran mínimas aún, pero se había reconocido y establecido claramente su potencial. Lo que todavía no se poseía era la capacidad de penetrar y explotar estos recursos.
Fase uno de la explotación forestal (1901-1940):
Se caracterizó por la apertura del área forestal a capital extranjero, que controló 11’363,636 hectáreas de territorio campechano antes de 1910 y de cuyo aprovechamiento se registra fueron exportados 10 millones de kilos de chicle, representando el 50% de la producción nacional. El área fue objeto de saqueo por parte de compañías madereras norteamericanas talando cedro, caoba y palo de tinto denominado también de Campeche, así como la extracción del chicle; dando inicio a un repoblamiento y al redescubrimiento de sitios arqueológicos. Durante la Primera Guerra Mundial creció la demanda de productos forestales, provocando que los asentamientos humanos en los campos de chicle incidieran sobre el aprovechamiento de los recursos faunísticos. Hacia fines de la década de 1930 y con el apoyo de las reformas cardenistas, aumentó la intervención de empresarios campechanos y regionales en la producción, remplazando a las compañías extranjeras.
Iniciando la segunda guerra mundial, la superficie forestal del estado fue dividida en áreas concesionadas, trabajadas por 50 empresarios, que variaban de 5,000 a 50,000 hectáreas. Los resultados de estos eventos afectaron al estado entero con un importante impacto ecológico y una transformación gradual de los patrones de asentamientos humanos, que se convirtieron en la base de la expansión agrícola, ganadera, deforestación y otras intervenciones humanas en un área de selva tropical que antes no había sido afectada. El mapa oficial dibujado en 1902, cuando se creó el territorio de Quintana Roo, enseña que éste se hallaba completamente cubierto de veredas, mientras que el área de Calakmul sólo muestra una vereda. A principios del siglo XX la zona de la Reserva permaneció sin tocar, cuarenta años más tarde ese aislamiento había sido transformado irreversiblemente.
Fase dos de la explotación forestal (1940-1960)
El poblado que ahora se llama Escárcega —llamado así en honor al Ing. Francisco Escárcega Márquez, quien dirigió inicialmente la construcción de la línea del ferrocarril Coatzacoalcos-Mérida en el estado de Campeche— fue fundado en 1940. Posteriormente, se estableció ahí el campamento chiclero “Km 47”. En estos años, la extracción de la resina o látex del árbol del chicozapote, es decir, el chicle, era tan importante que generaba prácticamente la totalidad de los ingresos del gobierno del estado de Campeche.
Se intensifica la extracción de chicle y madera realizada por empresarios de Hopelchén, Campeche y Champotón, y por la cooperativa de Los Chenes. Las tradicionales rutas de acceso (veredas) fueron cambiadas por pequeñas avionetas, que usaban las pistas aéreas de las centrales chicleras. Los ferrocarriles establecieron una infraestructura que permitió el acceso continuo para la extracción de recursos forestales e hizo viable la existencia de nuevos asentamientos humanos que se sumaron a los de los mayas tradicionales.
El poblado de Zoh-laguna se fundó en 1947, por iniciativa de una empresa maderera de Yucatán, llamada “Maderera del Trópico”. El primer viaje de exploración a esa zona se realizó en 1946, cuando ya se había hecho la brecha de lo que sería la carretera Escárcega-Chetumal. Esta empresa maderera fue el frente de apertura y colonización del oriente del estado de Yucatán, que desde la década de los 30 se dedicaba a la explotación de caoba y cedro fundamentalmente. Para tener una idea de su tamaño, la “Maderera del Trópico” tenía una concesión de 75,000 hectáreas en el oriente de Yucatán y en el período 1940–1945 esta compañía cortó 190, 962 árboles con un volumen total de 389,925 m3.
A fines de la Segunda Guerra Mundial, la demanda de chicle disminuyó y la población dedicada a la actividad estableció asentamientos permanentes. Con el programa cardenista, se dio estabilidad y permanencia, a organizaciones ejidales a través de dotación de tierras con título de propiedad. La Ley Forestal controló y reguló la explotación de los recursos forestales (chicle y madera).
A mediados de la década de 1960, la demanda internacional de chicle continuó en una espiral descendente. Las áreas concesionadas a particulares se designaron como tierras ejidales y entonces el único grupo autorizado para explotar el chicle fue la cooperativa Los Chenes. Aumentó la presión sobre las tierras del área, ya que los grupos humanos asentados aclaraban la tierra mediante el uso tradicional del sistema de roza-tumba-quema para cultivar y criar ganado. La demanda local y nacional de madera aumentó y con las carreteras y la tecnología moderna (camiones y tractores), la industria de la madera reemplazó al chicle como principal actividad forestal. Estas presiones han tenido implicaciones ecológicas significativas.
La disminución de las especies, en algunos casos su virtual extinción, ha sido el primer resultado. Además del uso de la tierra con propósitos de alimentación, extracción de madera y chicle, la sociedad industrial ejerce un impacto adicional sobre el área a través de incursiones clandestinas en busca de especies exóticas (aves, mamíferos, reptiles), productos comercializables (pieles de lagarto y de venado) y la satisfacción de actividades recreacionales (cacería deportiva de aves y mamíferos).
Acontecimientos recientes (1960-1990):
Este período se caracterizó por mejores accesos al área, aumento en la población, deforestación más intensa, aumento en la presión sobre la flora y la fauna y un mayor grado de incorporación económica al estado y al país. Los avances en arqueología, historia, botánica y otras ciencias produjeron una nueva visión de lo que el área de la Reserva ha representado en el pasado.
Por otro lado, la preocupación nacional e internacional —cuya culminación fue la Reunión Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro en 1992— ha ligado firmemente los conceptos de bienestar del mundo y de sobrevivencia de los ecosistemas de selva tropical. Se reconoció que la deforestación masiva de las selvas tropicales afecta irreversiblemente su capacidad de recuperación. Las relaciones entre variedades aún desconocidas de plantas y animales en una sola hectárea de selva tropical, que los antiguos mayas ya conocían, son complejas y frágiles.
La Reserva de la Biósfera de Calakmul representa, en el contexto nacional, un área que ha sido poco afectada por la conquista y la intervención de la sociedad industrial. Por lo tanto, representa un lugar y una oportunidad para revertir el reconocido proceso de degradación ecológica generado por muchas prácticas sociales contemporáneas. 

Localización
Se localiza entre los paralelos 19° 12' 00" y 17° 48' 39" de latitud norte; así como en los meridianos 89° 09' 04" longitud este y 90° 29' 05" de longitud oeste de Greenwich. Colinda en su parte norte con los municipios de Champotón y Hopelchén, al sur con la República de Guatemala; al este con el estado de Quintana Roo y el país de Belice; y al oeste con los municipios de Escárcega y Carmen. Tiene una extensión territorial de 14,116.57 km2, que representa el 24.34% del territorio estatal. Está en una gran región de áreas naturales protegidas, que llega hasta Centroamérica, entre las que destacan: la reserva de la biosfera de Sian-Kaan en Quintana Roo, El Peten Guatemalteco; Montes Azules en Chiapas y en Belice, Las Milpas y el parque natural del Río Bravo.

Orografía
No existen elevaciones de importancia; la altura máxima sobre el nivel medio del mar se encuentra en el cerro Champerico con 390 metros sobre el nivel del mar y la mínima varía de 100 a 150 metros. La región es atravesada por una cadena de pequeñas elevaciones que reciben el nombre de Meseta Baja de Zoh-Laguna. Los puntos más altos son el Gavilán con 210 metros, y El Doce con 250 metros, El Ramonal con 340 metros, y los chinos con 370 metros.

Geología
La Península de Yucatán y el Petén están constituidos por gruesas formaciones de rocas de carbonato cubiertas por varios metros de caliche y suelos delgados que contienen materia orgánica. El proceso primario que actúa sobre los materiales superficiales y subterráneos consiste en la disolución del carbonato de calcio por filtraciones del agua de las lluvias; iones de calcio y bicarbonato son transportados en solución por el agua en la superficie del suelo desplazándose relativamente rápido a través de canales subterráneos. Este tipo de terreno, en el que predominan la acción química y el drenaje subterráneo más que la erosión mecánica y las corrientes superficiales, se denomina carst. Los "valles de carso" son comúnmente depresiones cerradas con drenaje subterráneo. Se forman por la coalescencia de hoyadas y pueden presentar márgenes ondulados que heredan de las hoyadas. Los poljés, grandes depresiones cársicas que cubren decenas de kilómetros cuadrados, tienen laderas empinadas y fondos planos, algunas veces con pequeñas colinas residuales y lagos estacionales o permanentes.

Hidrografía
La región de Calakmul se encuentra localizada en tres cuencas conocidas como Laguna de Términos, Cerrada y la Bahía de Chetumal, pertenecientes a las regiones hidrológicas denominadas Región Grijalva-Usumacinta y Yucatán Este.
En la Reserva la hidrología superficial está determinada por la cantidad y distribución de la precipitación pluvial; la evapotranspiración de la vegetación, las masas de agua y los suelos y el drenaje de la superficie. Los torrentes de la lluvia pueden ser lo suficientemente intensos como para transportar agua temporalmente en canales de corriente superficial. La elevación del manto freático se controla por el nivel del mar y su distancia a la costa; toda el agua que se infiltra del suelo se desplaza a lo largo de un declive en dirección del mar contribuyendo eventualmente al flujo de manantiales. El manto de caliche, que cubre la mayor parte de las tierras altas, es lo suficientemente poroso como para aumentar la infiltración y absorber la mayor parte del agua de las lluvias hasta llegar al punto de saturación, en cuyo caso cobra importancia el derrame superficial.
Por la alta permeabilidad de los suelos, no existen corrientes de agua superficiales de importancia, solamente formaciones efímeras en época de lluvias. Los cuerpos de agua existentes en la región son: La Laguna de Noh, El Teniente y la de Alvarado. Las corrientes superficiales son los ríos El Escondido, El Desempeño, Las Pozas, Río Azul y Las Palmas, todos ellos de escaso caudal, así como el Arroyo Negro.
El manto freático se encuentra a una profundidad que varía de 60 a 300 metros, con alto contenido de yeso, lo que hace que las aguas subterráneas no sean aptas para consumo humano y para el riego, ya que su uso como tal ocasiona el ensalitramiento de los suelos, y son poco aptas para animales.

Clima
El clima predominante es el cálido subhúmedo con lluvias en verano, y los subtipos siguientes: en la zona de la biosfera y la porción colindante con el municipio de Escárcega impera el tipo de clima a(wi): cálido subhúmedo con lluvias en verano, de media humedad cubriendo aproximadamente el 72 por ciento de la superficie regional, le sigue el a(wo): cálido subhúmedo con lluvias en verano de menor humedad localizado en la parte norte y se presenta en el 16 por ciento del territorio, y el tercero es el a(w2), que se caracteriza por ser cálido subhúmedo.
La información disponible sugiere que el factor huracán ha sido una constante desde la época prehispánica, con las implicaciones de interrupción de los ritmos de sucesión ecológica y de la estabilidad de los asentamientos humanos. Entre 1871 y 1990 cerca de 14 tormentas ciclónicas mayores han afectado el área, con intervalos aproximados de 8.5 años. La combinación de fuertes vientos y lluvias excesivas no sólo destruye parcialmente el follaje selvático y los llanos cultivados con milpa, inunda las áreas bajas y afecta a los árboles maduros, sino que la siguiente estación seca puede causar incendios forestales extensos.

Biogeografía
La Reserva se encuentra bajo la influencia directa de dos subprovincias bióticas: la Yucateca (PBY) y la del Petén (PBP). La primera de ellas estampa el endemismo cálido subxérico a la fauna de Calakmul, mientras que las formas cálido subhúmedas o cálido húmedas son consecuencia de la influencia de la subprovincia PBP. 
En la Provincia Biótica Yucateca, existen elementos endémicos característicos en casi todos los órdenes de seres vivos que dan a la flora y fauna de las selvas decíduas, bosques espinosos, sabanas, dunas costeras y matorrales halófítos con una composición especial. Por su escasa edad como territorio emergido (3,000,000 años), su relativa monotonía geológica y ausencia de relieve, la zona de Calakmul no presenta gran variedad de nichos ecológicos ni diversidad de ambientes terrestres. Su capacidad para refugiar formas de vida en épocas climáticas adversas es muy limitada por lo que, entre el Mioceno y el presente, su función ha sido la de un corredor biológico que permite a las formas subxéricas del norte de Yucatán (provincia Biótica Yucateca) y las especies de climas subhúmedos y húmedos del refugio istmo, del Petén y de los montes mayas desplazarse hacia el sur y hacia el norte en las épocas que le son propicias.
Hoy por hoy, los ecosistemas de Calakmul son considerados entre los más resistentes por sus adaptaciones y características relevantes para la conservación de la biodiversidad en el contexto del cambio climático; cuentan con abundancia de especies de flora y fauna, y con la mayor diversidad de mamíferos de la región.

Flora
La región de Calakmul forma parte de la Selva Maya desde el norte de la Península de Yucatán en los estados de Quintana Roo, Campeche y Yucatán en México, hasta el Petén en Guatemala y Belice.
Calakmul es una región de superlativos biológicos. Se tiene registro de 1,537 especies de plantas, que incluyen desde árboles majestuosos como el chicozapote (Manilkara zapota) hasta pequeñas orquídeas. El inventario de la flora es aún incompleto, por lo que se espera que el número de plantas sea tal vez de más de dos mil especies.
Los pobladores locales conocen las plantas comestibles, las venenosas, las que tienen propiedades curativas y las que sirven para construir por ser maderas resistentes a las inclemencias del clima. El chicozapote y el ramón (Brosimum alicastrum) dan frutos comestibles; los de este último se usan para hacer café y una masa parecida al pan, además de que sus hojas son forraje para el ganado y su madera es apreciada en la construcción. La caoba (Swietenia macrophylla) era muy abundante pero casi está extinta localmente, por la tala indiscriminada. Abunda la pimienta y otras plantas útiles. En otra perspectiva, muchas plantas de la selva contienen compuestos químicos que les sirven como protección frente a posibles animales depredadores. Si se tiene la mala fortuna de tocar el chechen (Metopium brownei) se produce una intensa reacción en la piel, que puede durar hasta un mes en aliviarse. En la selva, la reacción del chechen se puede contrarrestar con la corteza del chaká (Bursera simaruba).
Entre las principales comunidades vegetativas se encuentran:
Selva alta subperennifolia:
Las especies tienen alturas de 30 metros, se encuentran en lugares de menor precipitación y en sitios protegidos como barrancas y hondonadas, predominando el cedro, palo mulato y granadillo; cubre el 8% aproximadamente del área de la región. Adicionalmente, puede identificarse vegetación secundaria, comunidad vegetal que se origina al ser eliminada la vegetación primaria, presentando composición florística y fisonomía diferentes, existen también áreas de pastizales naturales y cultivados.
Selva mediana subcaducifolia:
Los árboles dominantes tienen entre 25 y 35 m. de altura y pierden sus hojas entre marzo y mayo. Entre las especies primordiales se encuentran el tsalam (Lysiloma bahamense), ha’bin (Piscidia piscipula), cedro (Cedrela odorata), ya’axnik (Vitex gaumeri), boob (Coccoloba cozumelensis), taastaab (Guettarda combsii) y Pasa’ak (Simarouba glauca).
Selva mediana subperennifolia:
Se caracteriza porque del 25 al 50 por ciento de árboles pierde sus hojas en época de secas; su altura varia de 15 a 20 metros y se localiza en terrenos fuertes de naturaleza rocosa. Su composición florística es compleja, varía de acuerdo al tipo de suelo en que se desarrollan. Se asocia con vegetación secundaria y agricultura nómada; cubriendo el 7.3% de la superficie de la región. Las principales especies arbóreas son el zapote (Manilkara zapota), pukjte (Bucida buceras), tabaquillo (Alseis yucatanensis), katalox (Swartzia cubensis), caoba (Swietenia macrophylla), ya’axnik (Vitex gaumeri), ramón (Brosimum alicastrum) y guaya (Talisia olivaeformis). Es el tipo de vegetación más alterado por ser el de más amplia distribución; en actividades humanas, principalmente con fines agrícolas, ganadería, colonización, caza y explotación forestal, representa el hábitat de muchas especies de fauna que se encuentran en peligro de extinción como jaguar, tapir, mono araña, mono aullador, faisán, pavo de monte y otras aves.
Selva baja subperennifolia:
Estas selvas se distribuyen principalmente en la porción noreste de la región de Calakmul, abarca el 17% del territorio, se distingue por que del 25 al 75 por ciento de las especies pierden sus hojas en época de secas, alcanzando alturas de entre 5 y 15 metros con diámetros no mayores a 50 centímetros, se encuentra sobre terrenos arcillosos, profundos, con drenaje deficiente, por el efecto del viento y escaso desarrollo del suelo no alcanzan los árboles a desarrollarse plenamente, está asociada con vegetación secundaria y agricultura normal, destacando especies como el guajinal, habilla, cojoma y tepeguaje. siendo las orquídeas las más abundantes. Desde el punto de vista biológico representa una zona muy importante, debido a la presencia de diversos géneros endémicos, así como una gran diversidad florística y faunística. A pesar de permanecer inundada parte del año, últimamente se ha explotado con fines forestales y agropecuarios.
Selva baja caducifolia
La selva baja caducifolia se encuentra sobre geoformas de lomeríos y planicies intermedias. Los suelos que las sustentan son someros o profundos muy drenados. El tipo de régimen de humedad donde se presenta variaciones de semiseco a seco en sitios con precipitaciones escasas. Esta selva se encuentra en la parte centro y noroeste del área de Calakmul y los principales elementos dominantes son: Guayacán (Guayacum sanctum), Esenbeckia yax-hob, tsalam (Lysiloma latisiliqua), coquito (Pseudobombax ellipticum) y Ceiba (Ceiba schottii).
Tintal o selva baja subdecidua inundable:
Con árboles de 8 a 12 m. de altura. Se distribuye en los bajos, depresiones con suelo plano y profundo en donde se acumula el agua de lluvia temporalmente. Las especies genéricas en esta comunidad son, además del palo de tinte, árbol del peine (Achatocarpus nigricans), pucté (Bucida buceras), uvas de playa (Coccoloba cozumelensis), palo santo (Croton reflexifolius), Eugenia lundelli, majagua (Hampea trilobata), naranjillo (Hyperbaena winzerlingii), piñón (Jatropha gaumeri) y chechem blanco (Sebastiana adenophora). Predomina el palo de tinte (Haematoxylon campechianum).
Vegetación sabanoide inundable:
Las sabanas están constituidas por gramíneas y ciperáceas con árboles dispersos. Las especies comúnmente asociadas con las sabanas son el nanche (Byrsonima crassifolia), tachicon (Curatella americana) y el güiro (Crescentia cujete). Los suelos de la sabana son similares a los del Tintal, pero no llegan a inundarse.
Aguadas
Las aguadas son áreas pantanosas originadas por proceso de erosión y sedimentación aunado a un régimen climático en el cual la precipitación y la evaporación están casi en equilibrio con vegetación herbácea o arbustiva y raras veces arboladas, cuyas especies se encuentran adaptadas a condiciones extremas de inundación y desecación. Las cubren plantas herbáceas de diferentes tipos, árboles ralos, arbustivos y la asociación más frecuente es el tintal. Las aguadas forman una transición entre áreas de ramonales, zapotales y otras asociaciones de partes elevadas, las aguadas se distribuyen en vasos de menos de 3 ha.
Agrupaciones de hidrófilas
Se integran por hidrófilos herbáceos que no sobrepasan los 60 cm de altura, cubren el 15 % de la superficie de la Reserva, comúnmente se presentan asociaciones de especies flotantes de Pistia stratiotes, Eichhornia crassipes y Nynphaea ampla-Salvinia auriculata ; también se encuentran asociaciones de especies halófitas de Thypa dominguensis-Claudium jamaicensis que sobrepasan los 2 metros de altura y se desarrollan en las zonas menos profundas de las aguadas, en la periferia se localizan asociaciones de Lonchocarpus xuul-Chlorophora tinctoria, Haematoxylon campechianum-Mimosa albida, Haematoxylon campechianum-Bucida buceras, que se desarrollan en suelos con inundación temporal. Estas asociaciones se presentan en manchones dispersos entre los diferentes tipos de vegetación antes mencionados.
Vegetación secundaria
La vegetación secundaria que se presenta en el área se deriva de los tipos de vegetación antes mencionados y se ha originado debido al uso de la selva, especialmente de las selvas altas y medianas. Se observan diferentes etapas seriales que van desde 1 a 20 años, lo que indica el uso constante de las zonas boscosas y el abandono de las parcelas, lo que ocupa aproximadamente el 10 % de la superficie de la Reserva. Otra causa es el establecimiento de campamentos chicleros que se han desarrollado en el transcurso de este siglo.
Cultivos agrícolas
Entre las especies cultivadas de mayor importancia se encuentran el maíz (Zea mays), el frijol (Phaseolus spp), la calabaza (Cucurbita sp), el chile (Capsicum spp), el camote (Ipomoea batatas), y cítricos (Citrus spp), así como especies semicultivadas como el zapote (Manilkara zapota), chaya (Cnidoscolus chayamansa) y nance (Byrsonima crassifolia).
Afinidades geográficas generales de la flora de Calakmul
En función de su ubicación con respecto al resto de la Península, el sureste de México y Centroamérica, las relaciones geográficas de la flora de Calakmul se manifiestan fundamentalmente en dirección sur, con un importante elemento de la flora Antillana y también un muy importante elemento endémico. La influencia de los elementos antillanos se advierte en la flora de la Península de Yucatán más que en cualquier otro sitio de México, algunos de los géneros antillanos extienden su distribución hasta el sur de la Península de Yucatán; actualmente se han registrado más de 60 especies de la flora antillana que en el área continental sólo existe en esta zona; la mayoría de estas especies compartidas presentan propágulos que permiten la dispersión a larga distancia. La Península de Yucatán en extenso (incluido el Petén) es una barrera biogeográfica a una gran cantidad de especies, géneros y hasta familias vegetales que solamente llegan al sur de Belice y Guatemala fungiendo la placa calcárea de nuestra provincia como una barrera básicamente edáfica.

Fauna
El medio físico es apropiado para que la "fauna" de la región sea abundante y variada. Lamentablemente algunas especies están en peligro de extinción, debido, entre otras causas, a la cacería furtiva, por la explotación forestal y la expansión de la frontera agropecuaria, lo que provoca la destrucción de su hábitat.
Ictiofauna
La ictiofauna de la Reserva de la Biósfera de Calakmul es poco conocida, se han identificado 18 especies de peces. La dinámica de la ictiofauna depende del régimen de inundación estacional, creando los ambientes propicios para su desarrollo y reproducción; asimismo, parte de la selva es inundada de igual forma poniendo a disposición de los peces, semillas, frutos, diferentes invertebrados y detritus, con la natural consecuencia del aumento de sus poblaciones. Cuando el agua se retira, por la temporada de secas, la conducta de los peces cambia, hay una reducción importante de sus números poblacionales, la biomasa del sistema se reduce y tienen que cambiar sus hábitos alimenticios.
Herpetofauna
De acuerdo al estudio inventario de anfibios y reptiles, se han logrado confirmar la presencia de 16 especies de anfibios y 50 especies de reptiles. La mayor parte de las especies presentan una amplia distribución a lo largo del Golfo de México y las tierras bajas del Caribe y sólo un número reducido están restringidas a la Península. La principal limitante para los anfibios es la condición climática extremosa. Durante la época de lluvias una gran parte del área se inunda y en general hay abundancia de agua. En la época seca, sobre todo al final, el agua escasea fuertemente y su disposición está restringida a las aguadas. Entre las especies de anfibios registradas podemos mencionar al sapo (Rhinophrynus dorsalis) de hábitos excavadores, sapo común (Bufo valliceps), sapo gigante (Bufo marinus) las ranas de lluvia (Leptodactylus labialis y Leptodactylus melanonotus), la rana de hojarasca (Hypopachus variolosus) y las ranas arborícolas de la familia Hylidae (Triprion petasatus, Agalychnis callidryas, Smilisca baudini, Phrynohyas venulosa, Scinax staufferi, Hyla loquax e Hyla microcephala).
En cuanto a los reptiles, se pueden enlistar: el cocodrilo de pantano (Crocodylus moreleti), las tortugas monjita (Rhinoclemmys areolata), pochitoques o casquitos (Kinosternon spp), jicotea (Trachemys scripta); las lagartijas arborícolas (Anolis spp), lagartijas escamosas (Sceloporus spp), lagartija lisa o esquinco (Mabuya brachypoda), el toloque (Basiliscus vittatus), el turipache (Corytophanes cristatus), el laemancto (Laemanctus serratus) y el escorpión (Coleonyx elegans). Del grupo de las serpientes no venenosas, la boa (Boa constrictor), la petatilla (Drymobius margaritiferus), la bejuquilla (Oxybelis fulgidus) la cordelilla (Imantodes cenchoa); de las serpientes venenosas encontramos la coralillo (Micrurus diastema), la nauyaca (Bothrops asper) y la cascabel (Crotalus durissus).
Existen además especies endémicas de la Península como la rana pico de pato (Triprion petasatus), otras amenazadas (Boa constrictor, Coleonyx elegans), raras (Crocodylus moreleti, Corytophanes cristatus, Laemanctus serratus, Imantodes cenchoa, Micrurus diastema) o requieren protección especial (Crotalus durissus).
Ornitofauna
Un total de 286 especies de aves han sido observadas hasta ahora para la Reserva, pero la continua adición de nuevas especies sugiere que el total puede exceder las 300 especies, dentro de las cuales 226 (79%) son residentes y 60 (21%) son migratorias, de estas últimas 40 (66.6%) son residentes de invierno, 16 (26.6%) son transitorias de primavera y otoño y 4 (6.6%) son residentes de verano. De las 40 residentes de invierno, el robin de garganta blanca (Turdus similis), es un ave no registrada previamente en la Península, posee probablemente una migración altitudinal en tierras altas desconocidas, mientras que el resto se reproduce principalmente al norte de la frontera de México. Como sucede con la herpetofauna, la ornitofauna de Calakmul es relativamente pobre, si se le compara con otras regiones tropicales de México. La Selva Lacandona, registra 330 especies, mientras que, en la región de Chamela, en Jalisco registran 270 especies.
La riqueza de especies parece variar gradualmente entre sitios húmedos y secos de bosque, y con más riqueza de hábitat intactos que perturbados; la mayoría de los sitios con bosques húmedos tales como los que existen en las localidades del sur y también del noreste de la Reserva parecen tener mayor riqueza de especies que en los sitios secos tales como en la zona arqueológica de Calakmul y Conhuas, sin embargo se puede considerar que la riqueza total de especies es alta e incluye varias especies bajo alguna categoría de riesgo y de estas una importante proporción dependen de extensiones de bosque en buenas condiciones. De las especies residentes destacan el tolobojo enano (Hylomanes momotula), el saltapared guatemalteco (Sclerurus guatemalensis), el mosquerito moteado (Platyrhinchus cancrominus), el papamoscas (Mionectes oleagineus) y las tángaras (Habia rubrica y Habia fuscicauda). De las migratorias se puede mencionar al mirulincillo (Catharus ustulatus), el verderón (Oporornis philadelphia), el verderón de mejilla negra (Oporornis formosus), el jilguero (Hylocichla mustelina), el papamoscas (Contopus virens), el alegrín (Helmitheros vermivorus) y la gallina de agua (Porzana carolina).
La distribución y abundancia de las especies son heterogéneas, con algunas especies restringidas a sitios más húmedos y otras más comunes en un área geográfica, o con diferentes abundancias en el mismo hábitat de un área geográfica a otra. No obstante, esto resalta la heterogeneidad de las condiciones de la Reserva. Las zonas húmedas están ubicadas en su mayoría en la periferia de la Reserva, y por lo tanto son más susceptibles a perturbaciones humanas. La distribución de las especies que dependen de las aguadas, es influenciada por factores tales como su tamaño y profundidad, cantidad de agua abierta y su extensión, altura y tipo de vegetación asociada. Solo las aguadas grandes como Calakmul, Dos lagunas, Xchumpich y Dos Banderas, se alimentan de agua de flujos subterráneos, las cuales pueden soportar especies acuáticas durante un año antes de que muchas de estas se sequen. Para las especies buceadoras tales como el cormorán (Phalacrocorax olivaceus) y la aninga (Anhinga anhinga), la profundidad y extensión de los espejos de agua abierta son probablemente críticas. Es posible que el zambullidor chico (Tachybaptus dominicus) sobreviva en aguas superficiales y en una menor superficie de agua.
Las especies de la familia Ardeidae pueden ser encontradas durante el invierno cuando los niveles de agua todavía continúan altos, es muy poco probable que se reproduzcan en el área. El martinete (Butorides striatus) es abundante todo el año y casi con seguridad se reproduce, mientras que el perro de agua (Nycticorax nycticorax) y la garcita (Cochlearius cochlearius) son también susceptibles de reproducirse, sin haberse encontrado rastros de su anidación. La cigüeña (Mycteria americana) parece ser un visitante irregular de las aguadas de la Reserva fuera de la época de reproducción. De las tres especies de patos, la cerceta de alas azules (Anas discors), parece ser sólo un visitante irregular de invierno; la presencia del pato pijiji de alas blancas o pichigüila ala blanca (Dendrocygna autumnalis) en el área de Dos Banderas, fuera de la Reserva, sugiere que esta especie puede ser considerada susceptible de reproducirse en el área, mientras que el raro y amenazado pato real o perulero (Cairina moschata), seguramente se reproduce en la Reserva en pequeños números.
Dos rapaces están asociados con las aguadas, el gavilán caracolero (Rostrhamus sociabilis), el cual depende de las aguadas, que le proporcionan su alimentación principal y probablemente también requiere para anidar de los cañaverales y tulares.
De los Rálidos, la gallina de Moctezuma ó razcón cuello gris (Aramides cajanea) parece ser resistente a los periodos de secas de las aguadas locales. Estas aves frecuentemente pueden ser encontradas a lo largo de los senderos de los bosques y aun entre la basura de los humanos. Lo mismo sucede con los martines pescadores, los cuales son generalmente muy escasos, la golondrina acerada (Progne chalybea) anida cerca del agua. La totoloca ó carao (Aramus guarauna) es encontrada generalmente en grandes aguadas donde hay camas de vegetación acuática emergente. La jacana norteña (Jacana spinosa) se distribuye ampliamente en aguadas de varios tamaños.
Las 5 especies de la familia Hirudinidae son escasas en la Reserva y son atraídas por el alimento de las aguas abiertas, el martín azul (Progne subis) y la golondrina tijerilla ó de risco (Hirundo rustica) son transitorios de la Reserva durante la migración. La golondrina de mangle (Tachycineta albilinea) es totalmente dependiente de aguas abiertas.
Las zonas inundables tienen una menor diversidad de especies de aves y otros grupos de vertebrados. El tordo charretero o sargento (Agelaius phoeniceus) es encontrado solamente donde se localizan extensiones de tulares relativamente grandes. La calandria (Psarocolius montezuma) es principalmente una de las especies moradoras de las orillas del bosque. El justojuez (Myiozetetes similis), tiene una fuerte preferencia por construir sus nidos en arbustos espinosos que emergen del agua a la orilla de las aguadas, las cuales indudablemente le proporcionan una protección adicional de los predadores terrestres. La paloma escamosa (Columba speciosa) y la paloma morada (Columba flavirostris), se congregan frecuentemente alrededor de las aguadas.
Cabe destacar la presencia de 29 especies de rapaces, lo cual representa el 52.7% de las especies rapaces reportadas para la República Mexicana, dentro de estas 3 especies son migratorias. El gavilán pajarero (Accipiter striatus); el gavilán de Cooper (Accipiter cooperii); el gavilán aplomado (Ictinia plumbea). El cernícalo (Falco sparverius) sólo se encuentra en áreas abiertas y perturbadas y es una rareza en la Reserva. Las especies más ampliamente distribuidas son: el zopilote negro (Coragyps atratus) se encuentra principalmente cerca de las poblaciones humanas, el aura común (Cathartes aura) en toda la Reserva, el zopilote rey (Sarcoramphus papa) especie amenazada, el aguililla caminera (Buteo magnirostris) es probablemente el ave rapaz más común en la Reserva y el halcón huaco (Herpetotheres cachinnans) parece adaptarse a una variedad de hábitat.
Tres especies parecen ser restringidas a áreas con condiciones más húmedas y son sin embargo buenos indicadores de las condiciones del bosque, estos son el milano tijereta (Elanoides forficatus) especie con un rango muy restringido en México, gavilán aplomado (Ictinia plumbea) y el halcón nevado (Leucopternis albicollis). Es particularmente notable la presencia de halcones neotropicales, la aguililla tirana (Spizaetus tyrannus); guincho (Spizastur melanoleucus). Nueve especies de búhos (Strigidae) nocturnos: tecolote vermiculado (Otus guatemalae), tecolote pigmeo (Glaucidium brasilianum) y búho o lechuza café (Ciccaba virgata), son comunes y se distribuyen ampliamente por todo el bosque. La lechuza listada o mochuelo (Ciccaba nigrolineata) es raro, de los cinco caprimúlgidos que se distribuyen en la Reserva, el chotacabras cola corta (Chordeiles acutipennis), se encuentra sólo en hábitat abiertos, pudiendo ser migratorios como es el caso del chotacabras zumbón (Chordeiles minor). El chotacabras pauraque (Nyctidromus albicollis) es también un ave de hábitat abiertos, pero igualmente puede encontrarse a lo largo de senderos de bosques. Las dos especies endémicas tapacaminos yucateco (Nyctiphrynus yucatanicus) y el tapacaminos huil (Caprimulgus badius) son menos comunes, parecen preferir los bosques iluminados y sus límites. Todas estas especies se distribuyen heterogéneamente en el área que ocupa la Reserva.
Mastofauna
Calakmul es una región de alta diversidad de mamíferos silvestres, junto con otras regiones de México como la de los Tuxtlas, en Veracruz, y la Selva Lacandona, en Chiapas. Comparativamente Calakmul es poco menos diversa, como consecuencia de sus características físicas, particularmente la escasez de agua. Existen 94 especies de mamíferos silvestres que corresponden a 26 familias y 9 órdenes.
Los órdenes mejor representados, son los quirópteros con 47 especies seguido por los carnívoros, con 16 y los roedores con 15. En Calakmul habitan seis de las siete especies de marsupiales; dos de las tres de primates; dos de los cuatro edentados, y cinco de los seis felinos. Más de la mitad de las especies dependen de los árboles para su subsistencia, en menor o mayor medida. Respecto a la alimentación, el 61% utiliza recursos vegetales, destacando el grupo de los frugívoros-omnívoros. Un 15% depende de insectos y otros invertebrados, que en grado variable dependen del bosque. El 90% de las especies prefieren un ambiente forestal: la mastofauna de Calakmul está estrechamente asociada al bosque tropical, por lo que su conservación es básica para mantener la diversidad biológica.
Los quirópteros de Calakmul abarcan un amplio espectro trófico ya que se presentan murciélagos carnívoros, frugívoros, nectívoros, hematófagos y piscívoros. Los quirópteros juegan un papel de suma importancia en la dinámica del bosque tropical,  por ejemplo la familia Vespertilionidae, ejerce un efectivo control de las poblaciones de insectos nocturnos; algunos filostomátidos participan directamente en la polinización de especies arbóreas cuyas flores abren por la noche, mientras que los hábitos frugívoros son determinantes en la dispersión de semillas. Los hematófagos tienen gran importancia en las actividades ganaderas de la región, así como en aspectos de salud pública; sin embargo, en áreas poco perturbadas sus poblaciones normalmente son bajas.
Después de los quirópteros, los carnívoros constituyen el orden mejor representado en Calakmul; incluye a un canino, cuatro prociónidos, seis mustélidos y cinco félidos que hacen un total de dieciséis especies. La zorra gris (Urocyon cinereoargenteus) es muy común. Los prociónidos se caracterizan por ser de hábitos omnívoros y tener habilidad para trepar árboles. Hay seis mustélidos con distribución en Calakmul, algunos, como la nutria, son muy buscados por su fina piel. De las seis especies de felinos registradas para México, cinco están presentes en Calakmul siendo éstas el yagouaroundi o leoncillo (Herpailurus yagouaroundi), el tigrillo o margay (Leopardus wiedii), el ocelote (Leopardus pardalis), el puma (Puma concolor), y el jaguar (Panthera onca) y se encuentran constantemente amenazados por la cacería furtiva. El jaguar es considerado una especie en peligro de extinción. Para los mayas y otras culturas prehispánicas el jaguar fue un animal mítico, temido y adorado. Para nosotros es aún el más imponente de los depredadores de los trópicos de América.
El único representante silvestre del orden Perissodactyla en nuestro país es el tapir (Danta Tapirus bairdii), siendo el mamífero terrestre de mayor tamaño en las zonas tropicales, se encuentra en peligro de extinción, debido principalmente a la acelerada disminución de su hábitat y a la presión por cacería a la que está sujeto, sus hábitos alimentarios son herbívoros, siendo predominante la folivoría; es un animal ubrófilo que se mantiene en la cercanía de ríos, arroyos y en general de cualquier fuente de agua.
Las cuatro especies que representan al orden Artiodactyla son el pecarí de collar  (Tayassu tajacu), que se mueve en pequeños grupos rara vez mayores a los veinte individuos, el pecarí de labios blancos (Senso Tayassu pecari) que forma grandes manadas que pueden sobrepasar los cien individuos, el venado temazate (Mazama americana), y el venado cola blanca (Odocoileus virginianus), en ambas especies de venados, su distribución y abundancia es variable, sin embargo, es muy común encontrarlo en las zonas boscosas bien conservadas cercanas a las aguadas.

Especies de la vegetación y la fauna presentes en alguna categoría de riesgo
De acuerdo con la NOM-ECOL-059/1994, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 17 de mayo de 1994: En cuanto a la vegetación se han identificado 2 especies en peligro de extinción, una de las cuales es endémica; 18 son amenazadas, de las cuales 2 son endémicas; 5 raras, de las cuales una es endémica; y 1 sujeta a protección especial, identificándose como endémicas 380 especies. Con relación a la fauna, se encuentran enlistadas 10 especies en peligro de extinción, 11 amenazadas, 6 son raras y 1 sujeta a protección especial, enlistándose al menos 5 especies endémicas. La Reserva no es un sitio importante desde el punto de vista de endemismos, su mayor importancia es la de albergar ecosistemas de riqueza biológica amenazada. Por su extensión y ubicación representa una de las pocas posibilidades de conservar poblaciones genéticamente saludables de especies que están amenazadas de extinción en México.

Características socioeconómicas
Los recursos de la selva tropical han sido los principales medios de la actividad económica y bienestar material para las comunidades de Campeche. El surgimiento de grandes ciudades mayas, tales como Calakmul, dependieron del conocimiento y la habilidad de los mayas para usar el potencial de las selvas tropicales. La sociedad colonial campechana no tuvo un impacto sobre la selva tropical debido a falta de capacidades. Con la sociedad industrial se incrementó la demanda de materias primas de origen forestal, como es el caso de las no maderables (el látex de chicozapote para la elaboración del chicle, la palma xiat, la pimienta y la palma de huano), las especies duras tropicales (chechen, chaca, granadillo y pucté) y las maderas preciosas (caoba, cedro, guayacán y palo de tinte), en la cual los intereses extranjeros antes, durante y después del porfiriato tuvieron la dirección de los métodos de producción, exportación y precios.
La continua tendencia hacia la extracción de recursos naturales para mercados externos provocó una desequilibrada estructura de producción, un contexto de degradación ambiental y una economía local retrasada. La economía ha dependido de la exportación de unos cuantos recursos naturales, en una secuencia de ciclos de auge y quiebra, sin lograr ampliar el campo de las actividades económicas. Desde 1970, la inercia rural ha sido trastornada mediante los proyectos de desarrollo agrícola dirigidos a recuperar la autosuficiencia en alimentos básicos, mediante estímulos comerciales en la producción del sector ejidal, convirtiéndolo en negocio para aseguradoras, más que promover y ampliar la base productiva, en la que la pérdida de la cosecha y el endeudamiento crónico de los campesinos son la norma. La escasez de agua no ha sido una limitante para que Calakmul haya estado sometida a una explotación progresiva de sus recursos (maderas preciosas tropicales, madera dura para fabricar durmientes de ferrocarril, chicle y presas de caza), aunado a la creciente presión de los milperos que practican la roza, tumba y quema y de la práctica de pastoreo de ganado, desde que los avances de las comunidades planificadas y espontáneas en la frontera de la Reserva empezaron a abusar hace tres décadas, mediante fallidos proyectos agrícolas, tales como los proyectos arroceros del Valle de Yohaltun y Chunchintok. El reciente entendimiento acerca de la importancia ecológica de las selvas tropicales muestra un potencial de uso racional y positivo.
Asimismo, de la región se extrae como materia prima el yeso, que es enviado al vecino estado de Yucatán para su industrialización.

Población
La dinámica de la población es uno de los factores más importantes dentro de la problemática actual de la Reserva de la Biósfera de Calakmul, debido a la estrecha relación entre el comportamiento estatal poblacional y el patrón de los asentamientos humanos dentro y alrededor de la Reserva. Al igual que en el resto del país, en el estado de Campeche ha existido una transformación del ambiente rural al urbano. Los municipios de Campeche, Escárcega y el Carmen poseen una población mayoritariamente urbana, mientras que los demás municipios son principalmente rurales, como es el caso de Calakmul, Calkiní, Hecelchakan, Hopelchén y Palizada. La población de las localidades rurales medias, por la naturaleza misma de las actividades agrícolas vive dispersa, lo cual puede propiciar las condiciones de marginalidad del campesino.
El municipio de Calakmul cuenta con una extensión de 1’680,580 hectáreas, lo que lo convierte en el más extenso dentro del estado, representando el 29.55% del territorio estatal, de los cuales el 43% de la extensión del municipio corresponden a la Reserva de la Biosfera de Calakmul, y su cabecera municipal es el poblado de X’pujil con una población de 1,213 habitantes. El municipio está conformado por 114 localidades rurales, de las cuales solamente 10 cuentan con más de 500 habitantes, su población total se estima en 24,953 habitantes, de los cuales el 52.2% son hombres y 47.5% mujeres, con una tasa anual de crecimiento de 9.3%, la mayoría de su población son colonos originarios de 23 estados del país.
Por lo que respecta al área de la Reserva, la dinámica de la población presente ha sido el resultado de la política de colonización planteada al final de los años 50 e iniciada durante los 60. En este proceso, la infraestructura de carreteras del sur de Campeche ha sido determinante en la distribución de los asentamientos humanos y es, actualmente, el elemento que mayor impacto puede producir al área protegida. Se han detectado por lo menos 72 asentamientos y su densidad poblacional se ubica al occidente de la Reserva, a lo largo de la carretera X'pujil hacia el sur. Su población asciende a 23,740 habitantes, de los cuales una quinta parte (3,901) habita dentro de los límites de la poligonal, una cuarta parte (6,495 corresponde a los habitantes que viven alrededor de la Reserva, pero cuyas ampliaciones forestales están ubicadas dentro de la Reserva, y un poco más de la mitad (13,390) vive alrededor de la ésta. Los ejidos han sufrido un proceso de despoblamiento y repoblamiento consecutivo, una vez despoblados los ejidos, las dependencias gubernamentales buscan nuevos ocupantes para las tierras abandonadas. Las poblaciones poco numerosas carecen de servicios básicos como energía eléctrica, agua potable, servicios de salud, educación y la posibilidad de comunicación.

Tenencia de la tierra
De las 723,185 ha. que comprenden el decreto de formación de la Reserva, el 49.6% es ejidal, 2% propiedad privada y 48.4% terrenos nacionales. Con respecto a la superficie ejidal el 42.6% son ampliaciones forestales y el 7% ejidos.
De acuerdo a los datos del municipio de Calakmul, de sus 1’680,580 ha, 20,816 están destinadas al uso agrícola, 77,014 a la ganadería, 1’574,389 a la explotación forestal y 8,361 a otros usos.
El uso de la zona de amortiguamiento deberá estar vinculada al patrón general de la vida humana, a través del estímulo de una agro-silvicultura efectiva, uso múltiple prudente y adaptación de nuevas estrategias, como el ecoturismo y la apicultura, que proporcionan formas alternativas de empleo para los habitantes bajo una premisa de impacto mínimo.
El camino de X'pujil hacia la frontera con Guatemala sirve de trampolín de acceso al núcleo meridional adyacente y se encuentra perturbada por las áreas preparadas para milpas, tala y pastoreo, hasta casi al llegar al campo chiclero de Villahermosa. Las estrategias de subsistencia parecen haberse resumido en una explotación del bosque tropical al máximo en un corto plazo.
La siembra de la milpa es el centro de subsistencia para la vasta mayoría de los habitantes. El tamaño total promedio de la milpa es de 3 a 4 ha. Es común que los campesinos habiten en el campo durante la estación de cultivo, regresando a sus poblados después de la primera cosecha, a menudo abandonando por completo el área en la estación seca, especialmente si la falta de agua es particularmente grave en su ejido. La cría de ganado era la meta de muchos inmigrantes al área, ya sea porque esta actividad era una fuente primaria de riqueza en sus tierras de origen o por haber conocido la “ganaderización" extensiva de las antiguas selvas del sur de Campeche. Sin embargo, esta actividad está estrictamente limitada por falta de agua superficial, que inhibe la propagación del pasto e impide darle de beber al ganado.
Otras actividades económicas que se practican incluyen la cría de ganado pequeño, la caza, cuidado de abejas, extracción de madera, la recolección de chicle y la operación de pequeñas empresas tales como tendejones y talleres. La caza es el soporte de la mayoría de los habitantes del área, sin respeto de temporadas permitidas y límites de posesión, disparan o usan trampas y consumen "toda clase de carne de monte”. Al aumentar la población, tienen que penetrar más en la selva, y la caza se vuelve una actividad más común tanto en el núcleo del norte como en el del sur. El jaguar tiene especial demanda y las excursiones de caza son aprovechadas para la captura y muerte de otras especies de fauna para consumo del campamento y para usarlas como cebos.

Actividades productivas
En la región de Calakmul más del 45 % de la población tiene niveles de pobreza extrema y el nivel de marginación de las localidades es alto. Casi el 100% de la población se encuentra ocupada. En el sur 85% se dedica a las actividades agropecuarias, al igual que el norte con un 70%. Las actividades que se presentan en la región son la extracción maderera, agricultura de tipo comercial como el chile verde, la calabaza (chihua), y de subsistencia como el maíz, frijol y yuca, ganadería bovina, porcina, caprina, ovina, la extracción de miel, la cacería de subsistencia y el comercio. Con respecto al aprovechamiento forestal, esta es una de las principales actividades extractivas de la región de Calakmul, la cual se enfoca en el cedro, caoba, guayacán, chicozapote y otras especies consideradas de menor valor comercial como el jabín, chaká, chakté, chechén, tzalam y granadillo.
Los principales cultivos son el maíz, el frijol y el chile jalapeño, aunque en algunas localidades se cultivan la yuca, calabaza y el arroz, entre otros. La ganadería no se ha extendido en la zona, sin embargo, en la sección norte de la Reserva se está desarrollando una ganadería de mediana escala. La actividad apícola tiene un amplio potencial económico debido a la variedad florística existente; dentro de esta floración están el tajonal, jabín, majahua, chacá blanco, entre otros. La organización de la producción se da de manera individual, el producto obtenido se vende a intermediarios, o se concentra en el centro de acopio ubicado en X’pujil que lo comercializa. La zona de la que se extraía el chicle queda dentro del área considerada como el núcleo sur de la Reserva. En el pasado funcionaron varias centrales chicleras; actualmente la Central Chiclera está ocupada por la Secretaria de la Defensa Nacional.
Zona de Amortiguamiento
Subzona de Aprovechamiento Controlado: Comprendida por las ampliaciones forestales ubicadas en la región surponiente de la Reserva, que por resolución presidencial anterior a la declaratoria de la Reserva fueron dotadas. En esta Subzona se podrán realizar actividades de aprovechamiento forestal sustentable; de diversificación productiva de partes y productos forestales, maderables y no maderables, así como el establecimiento de viveros y criaderos y aquellas que permitan disminuir la presión sobre el recurso forestal y que contribuyan al cumplimiento de los objetivos de creación de la Reserva. Quedando restringido el desarrollo de cualquier otro tipo de actividad y aquellas que impacten negativamente el desarrollo natural de los recursos naturales y sus ecosistemas.
Subzona de Aprovechamiento Intensivo: Áreas dedicadas al aprovechamiento sustentable de los recursos naturales bajo un manejo intensivo, que comprende parcialmente las superficies de las dotaciones ejidales localizadas en el lindero oriental de la Reserva. En esta área se podrá realizar cualquier actividad productiva que sea ambientalmente compatible con la Reserva, que permita el desarrollo sustentable de sus pobladores. Queda restringido el uso de fuego o prácticas de quemas controladas sin la supervisión de la Dirección de la Reserva, así como la apertura de nuevas áreas a la ganadería extensiva.
Subzona de Protección de los Recursos Naturales: Se ubica en la porción norponiente de la Reserva y limita con la Zona Núcleo Norte, conteniendo áreas poco alteradas por las actividades humanas. En esta Subzona únicamente se permite el desarrollo de actividades de conservación y restauración ecológica, de educación ambiental e investigación y de ecoturismo.
Subzona de Usos Múltiples: Comprendida por el área ubicada en la franja de influencia de la carretera federal Escárcega-Chetumal, en la que los usos y destinos del suelo han sido virtualmente modificados por el desarrollo urbano. En esta zona se permite la realización de actividades recreativas, productivas y de servicios, la instalación y mantenimiento de infraestructura urbana con sujeción a las disposiciones legales aplicables.
Subzona Histórico Cultural: Sitios arqueológicos dentro de la Reserva y que se encuentran bajo administración del Instituto de Nacional de Antropología e Historia. En esta Subzona se permite el desarrollo de actividades recreativas, de observación de los vestigios arqueológicos y de interpretación ambiental, así como las de exploración y descubrimiento de hallazgos arqueológicos.
Todo investigador queda comprometido a entregar a la SEMARNAP con copia a la Dirección de la Reserva, un reporte final de las actividades desarrolladas, de los hallazgos o descubrimientos sobre su investigación, de la problemática detectada y de las eventualidades que se presentaron para su adecuado desarrollo, conclusiones y recomendaciones, así como una copia de la publicación de los resultados obtenidos, con el objeto de enriquecer el acervo y conocimiento sobre los recursos naturales existentes en la Reserva. No se permitirá el desarrollo de toda actividad de investigación que implique la extracción, o el uso de recursos genéticos con fines de lucro, Las investigaciones y experimentos manipulativos estarán restringidos a los sitios especificados por la Dirección de la Reserva con apego a la zonificación establecida en el Programa de Manejo.

Monumentos Históricos
Al ser esta región una de las más densamente pobladas en la época maya, el legado arquitectónico de esta civilización puede admirarse por doquier.
Becán: cuyo significado es "El Camino de la Serpiente". Data de la época 400 a.C. y 1100 d.C. La ciudad tiende a ser ovalada. Su máxima longitud es de 550 metros y la mayor anchura de 475 metros. Es una ciudad compacta, compuesta de conjuntos muy bien arreglados. En su distribución espacial puede distinguirse el conjunto del este, el conjunto centro-norte y el conjunto del oeste. Las primeras estructuras forman un cuadrángulo con la parte norte de la terraza, donde se ubican principalmente las estructuras I, II, III y IV. El foso de Becán fue construido para la defensa del centro cívico-religioso; este rodea el centro ceremonial, su longitud es de 1,890 metros, en su época funcional el ancho promedio fue de 16 metros y su máxima profundidad de 4 metros El estilo de la ciudad es Río-Bec.
Calakmul (Montículos Gemelos): Calakmul fue conocida gracias al biólogo Cyrus Longworth Lundell, quien, trabajando para una compañía chiclera llegó al sitio en 1931. No fue sino hasta medio siglo después, a partir de 1982, cuando se realizaron excavaciones a gran escala a cargo de William Folan, del Centro de Investigaciones Históricas y Sociales de la Universidad Autónoma de Campeche. Se encuentra en la región del Petén con el estilo arquitectónico del clásico tardío de la época 500 a.C. a 900 d.C. Tiene una extensión de 70 kilómetros aproximadamente, y es una de las ciudades más grandes de Mesoamérica; los templos están construidos en honor de antepasados deificados, rodeados concéntricamente por palacios espaciosos de los miembros elitistas. Lo más hermoso de este lugar es que se localiza en el interior de la reserva ecológica, y se puede apreciar una gran diversidad de flora y fauna silvestre que habita en la región, inclusive de alguno que otro jaguar. Adicionalmente 22 km ² del núcleo de Calakmul está rodeado por un canal y arroyo para efectuar el drenaje de la ciudad.
El espacio territorial de Calakmul está repartido de una manera dispersa a través de cinco grandes complejos organizados en torno a la Gran Plaza central, considerada el eje rector de su distribución urbana y punto de encuentro de las fuerzas políticas, religiosas y sociales del “Cuchcabal de la cabeza de serpiente”. La llamada Gran Acrópolis, un importante espacio del sitio, está compuesto por la Plaza Norte que incluye el Juego de Pelota, las Estructuras XII a XIV y su anexo dedicado a las actividades ceremoniales; y por la Plaza Sur, donde se encuentran las Estructuras XV a XVII, donde se realizaban actos públicos.
En esta distribución urbana destacan las áreas residenciales de las clases dirigentes, como la Unidad Residencial Wac Ahau Nah y la Utsiaal Caan, cuyo número de habitaciones indica que fueron ocupadas por familias grandes.
Una de las singularidades de Calakmul son las estelas que se han encontrado, se han descubierto hasta ahora 117, más que en ningún otro sitio maya, de ahí la importancia del sitio. Todas las estelas se levantaron durante el Clásico, la más antigua registra la fecha de 435 d.C. El glifo Uxte´tuun –“tres piedras”- aparece al menos 8 veces en las inscripciones relacionadas con personajes importantes de la ciudad, razón por la cual se sabe que ése fue el nombre original de Calakmul.
También reviste especial interés la cámara funeraria de la Estructura VII, donde se encontraron los restos de un individuo joven del sexo masculino, de entre 25 y 30 años de edad y estatura de 1.62 metros, que perteneció a la alta jerarquía, ataviado con rica ofrenda consistente en piezas de jade, concha y cerámica.
Chicanná (Boca de la Serpiente): Esta zona arqueológica maya data del período 400 a.C. a 1100 d.C. da la impresión de ser una ciudad pequeña por la dimensión y disposición de sus edificios construidos en forma de una plaza central rodeada de estructuras. Destacan 3 pirámides grandes y una pequeña en la plaza; el estilo arquitectónico es el clásico del Río Bec.
Hormiguero (Nido de Hormigas): Es una construcción de la época 400 a.C. al 1100 d.C. Perteneciente a la región de Río Bec. Está constituida por tres grupos de estructuras perfectamente delimitadas, y en torno a ésta existen pequeños conjuntos habitacionales y recintos que por sus características fueron utilizados como edificios ceremoniales de menores dimensiones. El terreno en que se desarrolla la ciudad es regularmente plano y con ligeras elevaciones al sur.
Río Bec (Río del Roble) data de la época 400 a.C. al 1100 d.C. Pertenece a la región de Río Bec, con estilo arquitectónico del mismo nombre, es una ciudad constituida por varios grupos de edificios bajos y alargados de crujía; la fachada principal sobresale a manera de pilones, flanquean la portada principal dos esbeltas torres macizas y con un santuario simulado; en medio de las escalinatas aparecen grandes mascarones del Dios Chaac.
Xpuhil (cola de gato o seibal): data del período 400 a.C. al 1100 d.C. El área es de 14,400 m2; tiene 2 estructuras, de las cuales destaca la primera, conocida como edificio de las 3 torres, compuesta de una plataforma de 53 metros de largo por 26 metros de ancho. La escalinata de acceso tiene 18 metros de ancho. La estructura dos mide 40 metros de largo por 15 metros de ancho, con una diferencia en el nivel del terreno de 2 metros de norte a sur. Estas estructuras son representativas del estilo Río Bec. 

Fiestas, Danzas y Tradiciones
Sus principales celebraciones son en honor a la Virgen de Guadalupe, los festejos del carnaval, la feria de la miel y el maíz, el Día de Muertos, la feria de la Santa Cruz y de la Purísima Concepción. En todos estos eventos, se organizan bailes populares, juegos pirotécnicos, actos religiosos, concursos deportivos, muestras artesanales con fines comerciales, entre otras actividades culturales.
No predomina ningún tipo de artesanía característica; sin embargo, existen algunos grupos de mujeres mayas que se dedican al bordado de huipiles y al grabado en madera.
La gastronomía se basa principalmente en carne de animales domésticos y silvestres, que se preparan en pipián, salpicón y barbacoa, la cocinan en mole acompañado de tortillas torteadas a mano calentadas en un comal, cuya base es de piedra y utilizando como combustible el carbón o la leña. También es usual en Día de Muertos la preparación del típico pibipollo y como bebida el pozol. Igualmente elaboran chile jalapeño relleno de atún o de sardina. Incluyen en su dieta fruta fresca de temporada. 

Turismo
El turismo se basa en las zonas arqueológicas de la cultura maya, que existen en su territorio, así como el área natural de la selva.
La Mancolona: Un día en la comunidad de La Mancolona no estaría completo sin una caminata entre la selva para observar algunas de las 200 especies de aves que la habitan. Los pobladores de origen tzeltal chiapaneco se convierten en guías para ir en busca de la llamativa chara azul, debido a su plumaje de color azul eléctrico, o de los regordetes trogones, cuyo pecho amarillo resalta entre el verde intenso de las hojas. En el camino también es fácil encontrar monos aulladores saltando entre las copas de los árboles y bramando al mismo tiempo. Después de la caminata, hay un taller de elaboración de velas aromáticas.
Comunidad 20 de Noviembre destaca por ser la única de la región en elaborar artesanías con materiales extraídos de la selva de manera sustentable, enseñan a hacer collares con semillas, a bordar con hilos teñidos con tintas naturales o a tejer una hamaca. Otra actividad estrella son sus recorridos exclusivos en cuatrimoto a la zona arqueológica Río Bec. Este sitio está cerrado al público, pero la comunidad tiene un permiso especial del INAH para acceder y mostrar templos rematados por torres y decorados con mascarones de forma reptiliana, bastante sorprendentes y poco vistos en algún otro sitio.
En Calakmul existen seis zonas arqueológicas, entre ellas El Hormiguero, en la comunidad Eugenio Echeverría Castellot. Sus habitantes organizan un recorrido en bicicleta por el antiguo camino que siguieron los primeros exploradores del área: los chicleros, quienes, al internarse en la selva para extraer el látex del chicozapote, descubrieron la antigua ciudad maya.
Calakmul es un espacio grande para recorrer, por lo que se recomienda dedicarle un día completo lo ideal es hospedarse en alguno de los pequeños hoteles que aquí se encuentran. Una vez pagado el acceso se camina por un sendero para visitar las pirámides y poder subirse a éstas para disfrutar en la cima de vistas espectaculares. Para los mexicanos, en domingo, la entrada será gratuita.
No hay internet ni señal. Parte de ser un explorador significa desconectarse de vez en cuando de las tecnologías… se ve algo que casi nadie en el mundo ha visto por lo retirado del lugar … Calakmul, en un día muy bueno, es apenas visitado por 100 personas.
Conviene llevar agua y comida, en la zona arqueológica no hay donde comprar. El consumo de alimentos se deberá realizar en las áreas designadas para tal fin y deberán llevar consigo la basura generada durante el desarrollo de la actividad recreativa o ecoturismo, y depositarla en los sitios destinados para tal efecto por la autoridad municipal. Todo pica, incluyendo el sol, aquí hay de todo: arañas, mosquitos, alacranes y serpientes, hay que llevar repelente. No llevar mascotas. Las gasolineras más cercanas son la de Xpujil y Escárcega, a 50 y 98 km respectivamente, hay que considerar los 63 km de ida y 63 de vuelta al punto de acceso y si llega uno a perderse en el camino (lo menos un tanque de ida y otro de regreso). Desde la ciudad de Campeche, se realiza tomando la Carretera No. 261, rumbo al sur, hasta llegar a la ciudad de Escárcega. De ahí se toma la desviación, carretera Escárcega-Chetumal (Carretera No. 186). En el kilómetro 95, pasando el ejido Conhuás, se toma la desviación hacia el sur por un camino pavimentado y después de 60 kilómetros se llega al sitio. El visitante puede arribar al sitio por medio del transporte público, sin embargo, éste deberá caminar a la entrada de la zona. La Reserva de la Biosfera de Calakmul está más cerca de Guatemala y su frontera que de la misma capital de San Francisco de Campeche.
Conviene contratar un guía, el poder de la información es innegable y, además, es una forma de ayudar a la población de la comunidad dando sustento a una familia, de los mayas se pueden aprender sus formas de vida, su amor por las estrellas y el aprovechamiento moderado y útil de sus recursos naturales. Cada guía puede atender grupos no mayores de 10 visitantes, será responsable del comportamiento del grupo y debe contar con conocimientos básicos sobre la importancia y conservación de la Reserva, la cual expondrá a los visitantes mediante una breve plática de educación ambiental. El grupo no puede alterar el orden y condiciones del sitio que visitan (disturbios auditivos, molestar animales, cortar plantas, apropiarse de fósiles u objetos arqueológicos, ni alterar los sitios con valor histórico y cultural).
Horario: Lunes a Domingo de 08:00 a 17:00 horas.

Fuentes consultadas:
Rev. Biol. Trop. Vol. 65 (1): 41-53
arqueologiamexicana.mx
whc.unesco.org
inafed.gob.mx
sil.gobernacion.gob.mx
consulmex.sre.gob.mx
inah.gob.mx
descubro.mx
en-yucatan.com.mx
visitmexico.com
Programa de Manejo de la Reserva de la Biosfera Calakmul. Instituto Nacional de Ecología
yoinfluyo.com
infobae.com
reportur.com
yucatan.com.mx
Centro de Investigación Científica de Yucatán. Desde el Herbario CICY 11: 119–125





CEBIDOC
 
 
Biblioteca | Estudios de Actualidad | CEBIDOC