Recomendaciones de cine

Los hijos del rey
(Cambio de reinas / L'échange des princesses)

Dirección: Marc Dugain
Reparto: Lambert Wilson,  Gwendolyn Gourvenec,  Andrea Ferréol,  Kacey Mottet Klein, Olivier Gourmet,  Maya Sansa,  Anamaria Vartolomei,  Catherine Mouchet, Patrick Descamps,  Vincent Londez,  Thomas Mustin,  Igor van Dessel, Juliane Lepoureau,  Alice D'Hauwe,  Didier Sauvegrain,  Jonas Wertz
Guion: Marc Dugain, Chantal Thomas
Fotografía: Gilles Porte
Año: 2017
Duración: 100 min.
País: Francia
Productora: Coproducción Francia-Bélgica; High Sea Production / Featuristic Films / Scope Pictures
Género: Drama | Siglo XVIII. Adolescencia

Europa, 1721. Las guerras entre Francia y España están diezmando ambos países. Urge una tregua, un periodo de paz. Concertar matrimonios adecuados entre ambos reinos consolidaría la estabilidad entre las dos mayores potencias europeas. Así se acuerda que la niña princesa María Victoria, hija del rey de España, Felipe V, sea dada en matrimonio al jovencísimo rey de Francia, Luis XV. Al mismo tiempo, Luisa Elisabeth de Orleans, hija del regente de Francia, es dada en matrimonio al heredero de la corona española, el príncipe Luis. Sin embargo, ambos enlaces serán complicados.

Buen ejemplo de película histórica, que recrea un controvertido y crítico episodio que tuvo lugar en las cortes francesas y españolas a comienzos del siglo XVIII. El director francés Marc Dugain, cuya mayor contribución cinematográfica hasta el momento es quizá el guion de El pabellón de los oficiales, adapta la novela de Chantal Thomas para entregar un trabajo delicado, de corte académico y equilibrado, donde se ha cuidado especialmente la puesta en escena, ceremoniosa y realista, que transmite muy a las claras los aburrimientos y tiranteces de la vida palaciega. La magnífica y clásica partitura de Eric Chevallier y la fotografía de Gilles Porte realzan el conjunto.

Dugain transmite bien la obsesión de las monarquías por perpetuarse, aun a costa de infelicidades y fracasos. Y hace un eficaz retrato de los personajes, en donde sale quizá peor parado un atormentado rey de España (un Lambert Wilson un tanto histriónico) a favor del joven y reflexivo monarca francés (magnífico Igor Van Dessel). Se muestran asimismo mezquindades típicas de la corte e inmoralidades por igual, aunque siempre sin salirse de cierto estilo formal. Por otra parte, aunque se narra una época convulsa de la historia europea, y así se apunta en el film, el director centra su historia únicamente en lo que sucede en ambas cortes y únicamente en lo que se refiere a los matrimonios concertados, con un montaje paralelo eficaz y sencillo, obviando cualquier hecho exterior. Esto junto a las dos horas de metraje quizá aporta cierta asfixia y monotonía al conjunto, lo cual puede ser también en cierto modo lo que se pretendía. Destaca por lo demás el trabajo de Anamaria Vartolomei como Luisa Elisabeth y de la jovencita Juliane Lepoureau en el de la princesa-niña María Victoria.

 

 

El mayor regalo

Año: 2018
Duración: 90 min.
País: España
Dirección: Juan Manuel Cotelo
Guion: Juan Manuel Cotelo, Alexis Martínez
Fotografía: Alexis Martínez
Reparto: Documentary
Productora: INFINITO+1
Género: Documental
Alguien va a matar a alguien. Ojalá fuera una película. ¿Nos rendimos... o buscamos otro final? Existe un arma capaz de poner fin a cualquier conflicto. Ya la han usado en Francia, España, Irlanda, México, Colombia, Ruanda... y funciona, siempre. Su poder constructivo es ilimitado. Y, además, es gratis. Pero hay que ser muy valiente para usarla. Los griegos le llaman “hyper-don”: el mayor regalo.

Documental que habla del perdón a través de testimonios de quienes lo han dado y quienes lo han recibido. El objetivo es demostrar que el perdón puede con las situaciones más imperdonables: desde una pequeña rencilla hasta muertes violentas durante una guerra.

El mayor regalo es el perdón. El cineasta Juan Manuel Cotelo (La última cima) regresa a las pantallas tras su última película Footprints para transmitir a los espectadores una idea que él tiene muy clara: el amor en el mundo es posible. Sean cuales sean los males cometidos por los hombres siempre se puede perdonar, el amor supera cualquier obstáculo. Cuando el dolor y la injusticia golpean, el odio puede convertirse en una gran obsesión, pero el odio es un sentimiento terrible que te hace esclavo y es incompatible con la felicidad. Sin embargo, la solución –muestra Cotelo en este film– es posible, el odio se puede superar. Para ello hay que pedir perdón y hay que aceptar el perdón, hay que perdonar a los demás y perdonarse a sí mismo. Ése es el camino hacia la felicidad.

El mayor regalo es esencialmente una película documental que consta de varias historias reales de personas que han perdonado a sus víctimas, y también de criminales que han sabido pedir perdón. Son historias muy humanas, trágicas, terribles la mayoría, que Cotelo narra gracias a las entrevistas que ha realizado a sus protagonistas, que abren su corazón en pantalla. Son personas de todas las partes del globo, la mayoría desconocidas, otras más mediáticas, como la española Irene Villa (víctima de ETA) o Shane O’Doherty (ex miembro del IRA). Oír sus testimonios de primera mano te hace creer de nuevo en el ser humano. De entre ellas resultan especialmente impactantes, por su grado de horror y destrucción, las que provienen de Colombia o de Ruanda, en donde las guerrillas y el genocidio se cobraron centenares de miles de víctimas y en donde podemos ver a personas que abrazan a los asesinos de sus familias, con momentos verdaderamente emocionantes, difíciles de creer. Se entiende que la visión trascedente de la vida y la fe en Dios sean aspectos esenciales en la vida de los protagonistas. Es Dios quien da esa gracia.

Cotelo rueda con sentido del ritmo y magnífica planificación. Y fiel a su estilo original, directo y desenfadado, introduce el elenco de entrevistas por medio de una historieta de ficción llena de humor, que también le sirve como bisagra para ir dando paso a cada protagonista real. Aunque el esquema puede hacerse algo reiterativo, tiene gracia la invención de la película del Oeste, en donde paradójicamente es el director –el propio Cotelo– el que va a intentar que los dos pistoleros no se maten a tiros debido al odio ancestral que pesa sobre sus familias. El humor que se deriva de esta farsa sirve al espectador para respirar un poco entre cada uno de los emotivos y ejemplares testimonios que conforman la película.

 

 

Pájaros de verano

Dirección: Ciro Guerra,  Cristina Gallego
Reparto: Carmina Martínez,  José Acosta,  Natalia Reyes,  Jhon Narváez,  Greider Meza, José Vicente Cote,  Juan Bautista Martínez
Guion: Maria Camila Arias, Jacques Toulemonde
Música: Leonardo Heiblum
Fotografía: David Gallego
Año: 2018
Duración: 125 min.
País: Colombia
Productora: Ciudad Lunar Producciones / Blond Indian Films / Pimienta Films / Snowglobe Films / Films Boutique
Género: Drama | Drogas. Años 60. Años 70

Narra la historia real de una familia indígena Wayuu, liderada por Rapayet Abuchaibe y su suegra Úrsula Pushaina, que manejaban el tráfico de marihuana en La Guajira y que los enfrentó, no solo con las autoridades, sino también con su propio clan, que los acusaba de perder muchos de sus valores ancestrales.

El colombiano Ciro Guerra dio muestras de poderío narrativo y visual en la singular y ardua película El abrazo de la serpiente, cinta hipnótica rodada en blanco y negro, que fue candidata al Oscar a la mejor película extranjera. Ahora, codirigiendo Pájaros de verano con la productora de aquel film, Cristina Gallego, confirma que el talento detectado entonces no fue un espejismo, el cineasta es capaz de contar nuevas historias que respiran el mismo aire mágico y atávico del indigenismo colombiano, con la audacia de que en esta ocasión aborda una historia de narcotraficantes, con elementos que no chocarían en filmes gangsteriles “padrinescos” o en la serie Narcos.

Con una estructura de poema, dividido en cinco cantos, que temporalmente abarcaría más de dos décadas, entre finales de los 60 y principios de los 90, seguimos las vicisitudes de Rapayet y su familia indígena wayuu, quien ve una oportunidad de prosperar introduciéndose en el negocio del cultivo y tráfico de marihuana, aprovechando la presencia de activistas estadounidenses anticomunistas. El dinero fácil afectará a sus vidas, de algún modo la traición a sus costumbres y estilo de vida, acaba pasándoles factura.

La combinación narrativa de una historia de ambición, con dibujo atinado de distintos miembros del clan, con aspectos culturales ancestrales, lejos de resultar artificial, posee fuerza y resulta original. La venganza, los matones de turno, los tipos débiles que se dejan llevar por impulsos primitivos, o a los que cuesta tomar decisiones, podrían formar parte de cualquier film de mafiosos. También las cuestiones relativas al honor, el papel de los mensajeros, que las nuevas generaciones no respetan, y que también se abordaban en la célebre saga de los Corleone de Mario Puzo y Francis Ford Coppola.

 

 

 

Como la vida misma
Life Itself

Dirección: Dan Fogelman
Reparto: Oscar Isaac,  Olivia Wilde,  Annette Bening,  Antonio Banderas,  Samuel L. Jackson, Olivia Cooke,  Mandy Patinkin,  Laia Costa,  Jake Robinson,  Sergio Peris-Mencheta, Àlex Monner,  Caitlin Carmichael
Guion: Dan Fogelman
Música: Federico Jusid
Fotografía: Brett Pawlak
Año: 2018
Duración: 118 min.
País: Estados Unidos
Productora: Coproducción Estados Unidos-España; Filmnation Entertainment / Temple Hill / Nostromo Pictures. Distribuida por Amazon Studios
Género: Romance. Drama | Drama romántico. Historias cruzadas

Una historia de amor ambientada en las calles de Nueva York y España que se extiende a lo largo de varias generaciones, con diferentes personajes cuyas vidas se entrecruzan.

Tras perder a su mujer, Will lucha por mantenerse a flote y acude a terapia. Su trágica historia irá entrelazándose en el futuro con personas de otros continentes.

El norteamericano Dan Fogelman se ha labrado poco a poco una sólida carrera. Sus historias tocan a menudo el ámbito familiar de modo positivo, cosa que ha demostrado con los guiones de películas como Enredados o Crazy, Stupid, Love y en series como ¡Vaya vecinos! o la exitosa This Is Us. Ahora se pone también detrás de las cámaras por segunda vez (tras Nunca es tarde) para ofrecer un emotivo drama familiar, de amplio arco temporal, que nos traslada a distintas familias a ambos lados del atlántico para hablar de las tragedias de la vida, del amor y de las paradojas del destino.

Fogelman estructura su narración en cuatro capítulos, cada uno de ellos centrado en las vicisitudes, a menudo dramáticas, vividas por un personaje distinto. Al principio, esta opción narrativa sorprende un poco, también por el abrupto e inesperado final del primer tramo protagonizado por Oscar Isaac y Olivia Wilde, cuando el espectador todavía no se hace una idea general del film. Luego, poco a poco, se despliega el modo de proceder de Fogelman y nos vamos habituando a la visión de conjunto, al dar paso a la siguiente generación y trasladar la historia de Nueva York a tierras de Andalucía, etc. Como la vida misma resalta una idea clara y original (tomada de la tesis literaria que prepara uno de los personajes), la de que la vida es un narrador poco fiable. Esta afirmación tiene vertientes diferentes, como la de que, obviamente, lo que va a acontecer en el futuro es una incógnita; pero también la de que a menudo calificamos demasiado a la ligera a los héroes y a los villanos, percepciones subjetivas las más de las veces; o la de que la historia de cada individuo (su amor, su felicidad) es fruto de una larga cadena de sucesos anteriores, que pueden ser muy trágicos e incomprensibles pero que alcanzan sentido una vez contemplamos el conjunto.

Aunque el metraje de más de dos horas quizá resulte excesivo, el film va claramente de menos a más, en cuanto a emotividad y riqueza de contenido, y el director y guionista apunta claramente a superar los traumas del pasado por medio del amor, de levantarse siempre cuando llegan inexorables los reveses de la vida. Producida por Estados Unidos y España, Como la vida misma reúne a una platea de intérpretes de renombre internacional, tanto americanos, como españoles. Todos están bien en sus roles, pero quizá destaquen, también por su peso en la trama, Oscar Isaac, Olivia Cooke y los españoles Laia Costa y Antonio Banderas.

 

 

El regreso de Mary Poppins
Mary Poppins Returns

Dirección: Rob Marshall
Reparto: Emily Blunt,  Lin-Manuel Miranda,  Ben Whishaw,  Emily Mortimer,  Julie Walters, Dick Van Dyke,  Angela Lansbury,  Colin Firth,  Meryl Streep,  Pixie Davies, Jeremy Swift,  Kobna Holdbrook-Smith,  Christian Dixon,  Craig Stein,  David Warner, Jim Norton,  Bernardo Santos,  Bern Collaco,  Ian Conningham
Guion: David Magee (Libro: P.L. Travers)
Música: Marc Shaiman, Scott Wittman
Fotografía: Dion Beebe
Año: 2018
Duración: 130 min.
País: Estados Unidos
Productora: Walt Disney Pictures / Lucamar Productions / Marc Platt Productions
Género: Musical. Fantástico | Cine familiar. Secuela

Mary Poppins (Emily Blunt) es la niñera casi perfecta, con unas extraordinarias habilidades mágicas para convertir una tarea rutinaria en una aventura inolvidable y fantástica. En esta nueva secuela, vuelve para ayudar a la siguiente generación de la familia Banks a encontrar la alegría y la magia que faltan en sus vidas después de una trágica pérdida personal. La niñera viene acompañada de su amigo Jack (Lin-Manuel Miranda), un optimista farolero que ayuda a llevar la luz -y la vida- a las calles de Londres.

 

 

Señor sabelotodo
Monsieur Je-Sais-Tout

Dirección: Stéphan Archinard,  François Prévôt-Leygonie
Reparto: Arnaud Ducret,  Max Baissette de Malglaive,  Alice David,  Marina Tomé, Feodor Atkine
Guion: Stéphan Archinard, François Prévôt-Leygonie, Alain Gillot (Novela: Alain Gillot)
Música: Matthieu Gonet
Fotografía: Pierre-Hugues Galien
Año: 2018
Duración: 99 min.
País: Francia
Productora: Gaumont / Wy Productions
Género: Comedia. Drama | Comedia dramática. Autismo

Vincent Barteau, de 35 años, mide 1,92 cm y es un entrenador de fútbol que ve tambalearse su vida diaria de soltero cuando tiene que encargarse de su sobrino, Léo, de 13 años, de 1,53 cm con síndrome de Asperger y jugador de ajedrez. Este encuentro, tan especial como explosivo, alterará la vida de Vincent y le ofrecerá a Léo la oportunidad de su vida.

Fuentes consultadas:
cinemex.com
imdb.com
decine21.com
filmaffinity.com

 





CEBIDOC
 
 
Biblioteca | Estudios de Actualidad | CEBIDOC